Pronóstico del tiempo

“La otra cara del cerco fronterizo que pocos conocen”.


Dajabón.- República Dominicana y Haití, comparten una frontera de cerca de 380 kilómetros heredada de la época colonial. A finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX, la zona fronteriza fue objeto de una atención muy particular por parte del Gobierno dominicano con los objetivos de reforzar el control fronterizo y asegurar el territorio nacional a toda costa. Hoy recorrimos cerca de 50 kilómetros y a continuación les presentamos la primera entrega de una serie de tres reportajes titulada “La otra cara del cerco fronterizo que pocos conocen”.

A pesar de lo accidentada que se encuentra la geografía, la distancia entre un destacamento y otro, el mal estado de las calles, la contaminación de los ríos, se observa el extraordinario avance que las autoridades dominicanas han logrado para mantener la zona donde la patria comienza, rigurosamente vigilada y celosamente custodiada por más de ocho  mil soldados.

Y es que con sus limitaciones aún permanece la disciplina, el respeto, el trabajo digno y las ganas de garantizar a la nación un futuro mejor.

Desplegándose casi semanal desde Santo Domingo, el Comandante General del Ejército e República Dominicana, Mayor General Estanislao Gonell Regalado, viaja recurrentemente a este lugar con el propósito de contrarrestar cualquier tipo de incidente producto de la situación social que se vive en la vecina República de Haití, donde ya opera una línea fronteriza de unidades especiales de la institución militar.



A pesar de las constantes denuncias hechas por  diversos sectores reclamando redoblar la vigilancia en la frontera entre la República Dominicana y Haití, donde es frecuentes el tráfico de personas, el  contrabando de armas y animales, cigarrillos, celulares, ajo, entre otras mercancías, la Dirección General de Aduanas, explica todas las acciones que ha implementado para erradicar estos males, a raíz de la poca colaboración del organismo aduanero del vecino país. 

Visitamos también El mercado binacional de Dajabón,  el más grande e importante de los 14 que operan en la frontera a los que acuden miles de compradores y vendedores cada lunes y viernes. Y aunque este ambiente motiva disputas momentáneas, sin importar la nacionalidad, miembros del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), vigilan minuciosamente en detalles a los visitantes, clientes y vendedores.

Pero lo que no podemos obviar, es el panorama descrito por muchos; nos referimos a los buscones de ilegales en esta zona, el pago por el cruce de mercancía por el río, los franqueadores, los motoconchistas, así como el saqueo a los equipajes de los migrantes. La denuncia de que los comerciantes haitianos son despojados de su dinero por parte de los militares e inspectores de aduana.

Y es que esta situación siempre ha sido "caldo de cultivo" según las denuncias por el abuso, corrupción, extorsión, macuteo, el contrabando y tráfico, pese a que este trueque y marrullería genera cuantiosas sumas de dinero e involucra a varias personas, incluyendo militares y otros funcionarios de dependencias estatales.

El mercado libre de impuestos, es la fuente de vida de más de 50 mil personas que viven en la zona deprimida de ambos lados de la frontera. El mercado binacional es el motor de la economía de la provincia da Dajabón, que tiene una extensión de 1,020 kilómetros cuadrados ocupando el lugar número 23 en extensión territorial.

Otro de los lugares visitados fue el 10mo. Batallón de Infantería, del Ejercito de la Republica Dominicana, además de los puestos de chequeo del Ejército, Los Algodones, La Palmita, Sombrero y Los Cacaos, las fortalezas de Restauración y Pedro Santana, culminando el recorrido con una visita a las instalaciones de la Base Interagencial de las Fuerzas Armadas en Carrizal, municipio Comendador, en provincia Elías Piña, la cual se encuentra en la etapa final de construcción.

Los pasados 26 y 27 de marzo del año en curso se efectuaron dos videoconferencias con la aduana del vecino país, con miras a la aprobación de la propuesta anual de trabajo correspondiente al 2019 del Programa de Cooperación Binacional Haití – República Dominicana, subcomponente de aduanas con el auspicio del XI Fondo Europeo para el Desarrollo, lo que incluye una propuesta de protocolo para la inspección conjunta de las administraciones aduaneras de los dos países y de una capacitación en Gestión Coordinada de Fronteras, a fin de mejorar los controles y facilitar el comercio licito.

Otras de las acciones puntuales de la Dirección General de Aduanas, y esta nunca se había implementado, fue la creación de una unidad en Inteligencia Aduanera que da seguimiento a​ los tránsitos internacionales para entregar, directamente a las autoridades haitianas, la documentación y las mercancías bajo custodia, de manera que ellos puedan cobrar sus derechos e impuestos.

Pero todos estos esfuerzos requieren la participación de ambos lados y la continuidad de las acciones para lograr el cometido, algo que no ha sido posible como se espera.

El gobierno dominicano inició además, la construcción de un bloque de oficinas que alojarán las instituciones oficiales que cada día operan en este lugar donde se produce el segundo mayor mercado fronterizo, después del de Dajabón. Para proteger la edificación que alojará las oficinas de la Dirección General Aduanas, Migración, Ejército Nacional, Agricultura, Salud Pública y otras instituciones del gobierno, fue necesario la construcción de una verja perimetral, a la que se oponen algunos sectores haitianos, alegando que la misma se levanta en un territorio que les pertenece.



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.